Rodolfo Hernández el empresario que aspira a la presidencia
YO APORTOTENDENCIASCIUDADANOS

Rodolfo Hernández el empresario que aspira a la presidencia

Rodolfo Hernández el empresario que aspira a la presidencia. La hoja de vida de Rodolfo Hernández va desde haber sido alcalde de Bucaramanga, es ingeniero civil, aspirante a la Presidencia de Colombia y empresario.

En 1972 fundó su constructora llamada Constructora HG, basada en la construcción de viviendas.

Rodolfo Hernández el empresario que aspira a la presidencia

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2022/01/220117232410-rodolfo-hernandez-candidato-colombia-full-169.jpg?quality=100&strip=info

 

En años anteriores, su capital aumentó negociando territorios de expansión en Barranquilla y Villavicencio. Finalmente, se interesó en proyectos regionales destinados a impulsar el desarrollo urbano en determinadas zonas de Bucaramanga.

Su lado empresarial- Rodolfo Hernández el empresario que aspira a la presidencia

Uno de los aspectos que más le han servido en la campaña de Hernández es el hecho de que, aunque fue alcalde de Bucaramanga, no es un político tradicional y su carrera se forjó como empresario de la construcción.

En 1971, luego de hacer sus primeras obras de vivienda popular en Piedecuesta (Santander), fundó, junto con los comerciantes de Zapatoca, Guillermo Gómez Serrano y Abelardo Serrano Otero la empresa Constructora H.G, (Hernández Gómez y Cía. Ltda.).

Juntos llevaron a cabo obras en Piedecuesta, Floridablanca y Bucaramanga.

file:///Users/laura/Desktop/rodolfo-hernandez-2.webp

 

La empresa dedicó gran parte de sus esfuerzos a la construcción de vivienda de interés social en Santander, Barranquilla y Bogotá, entre otros proyectos inmobiliarios y obras que convirtieron a Hernández en uno de los hombres más ricos y prósperos.

Gracias a esa buena administración del dinero, hoy le permite al candidato financiar su campaña con recursos propios.

Su trayectoria empresarial

Su vida laboral inició en el Laboratorio de Suelos de la Secretaría de Obras Públicas de la Gobernación de Santander. Era un cargo que no tenía presupuesto, pero él, inquieto por la plata, se puso a conseguir contratos para alimentar la caja de esa oficina.

Consiguió 30 mil pesos de la época. Gracias a eso, el entonces gobernador, Jaime Serrano, lo postuló para el cargo de director del Fondo Nacional de Caminos Vecinales.

Pero solo duró un año. Pues rechazó las órdenes del nuevo mandatario, Jaime Trillos, y recibió el telegrama con la noticia de que había sido declarado insubsistente.

Rodolfo Hernández el empresario que aspira a la presidencia

https://www.kienyke.com/sites/default/files/2022-06/Casa%20Rodolfo.jpg

Ahí se frustró la carrera de ingeniero en el sector público, pero nació el espíritu de empresario.

Asociarse con los comerciantes de Zapatoca les permitió dar un gran salto en la industria de la construcción con la Constructora H.G.

Con ella, resultó urbanizando prácticamente toda su natal Piedecuesta. En 16 hectáreas del trapiche de su familia, hizo siete etapas de 800 casas.

En otro sector construyó una ciudadela de más de 60 casas. Bautizó los barrios con nombres como Palermo, Junín, Bariloche, Buenos Aires y de otras ciudades argentinas, en honor a su afición por ese país.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2022/01/220117232633-rodolgo-hernandez-3-full-169.jpg?quality=100&strip=info

La meta que se trazó fue construir viviendas cómodas y con buen diseño, pero baratas, para vendérselas a los pobres.

Su negocio se catapultó gracias a una idea que nació de dos de sus obsesiones: ahorrar y comunicar.

El Plan 100

A principios de los noventa, su empresa tomó vuelo por cuenta de la construcción de vivienda subsidiada, promovida por César Gaviria.

En 1994, cuando el Gobierno modificó el sistema de corrección monetaria conocido como UPAC, los números angustiaron a Hernández.

Su constructora no vendía ni una casa. La gente no tenía plata para endeudarse más con los bancos y él estaba hasta el cuello con préstamos para financiar sus proyectos.

El ingeniero analizó cómo la gente compraba en urbanizaciones piratas y pagaba tan rápido. Echó números y creó un plan de autofinanciación para que las personas le compraran las casas a 100 cuotas, sin la intermediación de los bancos.

Con el mismo entusiasmo con el que denuncia la corrupción, Rodolfo estima que, a finales de los noventa, su constructora levantaba una casa cada hora hábil.

Hoy, Hernández supera las 18 mil unidades de vivienda construidas en Santander, Bogotá, Villavicencio y Atlántico.

Su empresa, que actualmente gerencia su esposa, Socorro Oliveros, cuenta con activos avaluados por 119 mil millones de pesos, y utilidades anuales de 17 mil millones de pesos, es inmobiliaria y además ofrece créditos hipotecarios.

Así el candidato presidencial sorteó la crisis inmobiliaria de los noventa, entró al negocio de financiación de vivienda y se hizo millonario.

La campaña de comunicaciones del Plan 100 plantó la semilla, una con la vive las emociones de quienes sueñan con un lugar mejor donde vivir.

You may also like

More in:YO APORTO